Title

Er du sikker?

Forum Plantas toxicas (16)

Plantas toxicas (16)

Notere | 6 years ago

'''''''''''''''''''''''''Paseando por el foro de UC encontre un tema sobre plantas toxicas para gatos, busque en UD y no encontre nada sobre el tema asi que aca les dejo algunas de las plantas toxicas que pueden afectar la salud de nuestras mascotas (perros, gatos y hasta grandes animales y humanos).

¿Qué plantas son peligrosas?

La variedad de plantas que pueden resultar tóxicas para las mascotas es enorme y la identificación de todas ellas resulta complicada.

En los gatos están descritas intoxicaciones con aquellas plantas denominadas lechosas, puesto que la savia blanca, de apariencia láctea, que está en el interior del tallo contiene saponina, una sustancia muy irritante que puede provocar serios trastornos al ser ingerida.

Hay infinidad de plantas que pueden perjudicar a nuestro fiel amigo. En este apartado, hemos hecho una selección de aquellas que creemos que pueden encontrarse fácilmente en nuestro entorno:

Acebo. Agrifolio. Cardón. XardónAcebo. Agrifolio. Cardón. Xardón (Ilex aquifolium): Tanto las hojas como los frutos y semillas de acebo son venenosos. Los síntomas tras ingerir una dosis mínima de frutos (dos serían suficientes), son: trastornos gastrointestinales con fuertes diarreas y vómitos, dolor abdominal, somnolencia y malestar general. Una dosis superior, y siempre dependiendo del tamaño del animal y de la cantidad ingerida, podría llegar a provocar deshidratación como consecuencia de la pérdida de líquidos, shock y muerte de la víctima.



Adelfa. Laurel rosa. LoendroAdelfa. Laurel rosa. Loendro (Nerium oleander): Todas las partes de la adelfa son altamente tóxicas. Los síntomas tras ingerir adelfa, siempre dependiendo de la dosis y del tamaño del animal, son: trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas, irritación y dolor abdominal, somnolencia con depresión del sistema nervioso central, fiebre, trastornos cardíacos con taquicardia o aumento de las contracciones del corazón y arritmias, disnea o dificultad respiratoria, debilidad, coma y muerte por paro cardíaco.


Amarilis. Estrella de Caballero
Amarilis. Estrella de Caballero (Amaryllis belladona): Al igual que la mayoría de plantas bulbosas, los bulbos de amarilis son altamente tóxicos. Los síntomas tras la ingestión de bulbos de amarilis son: trastornos gastrointestinales con vómitos, fuertes diarreas, dolor abdominal y malestar general, falta de coordinación, trastornos cardíacos y en casos extremos y debido a una sobredosis, muerte del afectado.


Caladio. Alas de ángel
Caladio. Alas de ángel (Caladium hortulanum): Existen varias especies que pertenecen al género Caladium, todas ellas y todas sus partes son tóxicas. Los síntomas tras la ingestión de caladio son: ardor bucal, salivación abundante, dolor intenso, irritación, edema o hinchazón de lengua, cuello, esófago, estomago e intestinos, trastornos gastrointestinales con vómitos, fuertes diarreas y dolor abdominal, y disnea o dificultad para respirar.


Ciclamen. Panporcino
Ciclamen. Panporcino (Cyclamen): Entre sus principales contenidos activos se encuentra una sustancia denominada ciclamina (de mayor concentración en la raíz), un violento purgante de gran toxicidad para los animales. Los síntomas tras la ingestión de ciclamen son: trastornos gastrointestinales con vómitos, fuertes diarreas, malestar general y dolor abdominal, convulsiones, insuficiencia renal y parálisis.


Clivia miniata
Clivia miniata (Clivia miniata): Todas las partes de la Clivia Minata resultan tóxicas debido a la presencia de oxalato de calcio. Los síntomas tras la ingestión de esta planta son: vómitos, diarreas e irritación de aquellas partes a las que llegan las porciones ingeridas.


Costilla de Adán. Esqueletos
Costilla de Adán. Esqueletos (Monstera deliciosa): Excepto los frutos, el resto de la planta resulta tóxica (entre sus principios activos se encuentra oxalato de calcio). Los síntomas tras la ingestión de la comúnmente llamada costilla de Adán son: alteraciones gastrointestinales con posibles vómitos, irritación e inflamación bucal, de cuello, de esófago, etc.



CrotónCrotón (Codiaeum variegatum): El crotón pertenece a la familia de las euforbiáceas, plantas que contienen un látex tóxico que circula por su interior. El contacto directo con el látex de la planta puede provocar dermatitis con irritación, enrojecimiento y posible aparición de vesículas o ampollas. Los síntomas tras la ingestión de crotón son: ardor bucal, salivación excesiva, dificultad para deglutir, inflamación de lengua, esófago y estómago, trastornos gastrointestinales con fuertes diarreas, vómitos y dolor abdominal, midriasis o dilatación de las pupilas, convulsiones, alteraciones renales y hepáticas y, en casos extremos y debido a una sobredosis, muerte de la víctima.



DifenbaquiaDifenbaquia (Dieffenbachia): Todas las partes de la planta son tóxicas (el látex blanco que circula por su interior es nocivo e irritante), en especial las hojas y el tallo. El contacto directo con la planta puede provocar dermatitis con irritación, enrojecimiento, inflamación y en ocasiones aparición de vesículas o ampollas. Los síntomas tras la ingestión de Dieffenbachia son inmediatos y por tal motivo, lo más frecuente es que el animal deje de ingerirla. De todos modos, los síntomas que puede sufrir son: ardor bucal, inflamación, dolor intenso, salivación excesiva, dificultad para deglutir, edema o hinchazón de cuello, esófago, estómago e intestinos, vómitos, disnea o dificultad para respirar y, en casos excepcionales, dependiendo de la cantidad ingerida y del peso del animal, muerte de la víctima por asfixia.

Espatifillo. Lirio de la paz

Espatifillo. Lirio de la paz (Spathiphyllum): Al igual que alguna de las plantas tóxicas con efectos irritantes inmediatos, como la anteriormente citada Difenbaquia, lo más normal es que el animal deje de ingerir la planta al notar los síntomas.


FilodendroFilodendro (Philodendron): Existen varias especies que pertenecen al género Philodendron, siendo todas y en todas sus partes, tóxicas. Los síntomas después de masticar el filodendro son inmediatos: ardor bucal, dolor agudo, salivación excesiva y edema o hinchazón de lengua y faringe con dificultad para respirar. Si se llegase a producir su ingestión, los síntomas se pueden agravar con edema de esófago, estómago e intestinos, vómitos, asfixia y en casos extremos, muerte del afectado. Tras la ingestión del filodendro, los gatos presentan un cuadro clínico bastante preocupante con trastornos renales, agresividad, convulsiones y en algunas ocasiones encefalitis o inflamación del encéfalo con debilidad muscular y parálisis.


Flor de Pascua. PoinsetiaFlor de Pascua. Poinsetia (Euphorbia pulcherrima): Todas las partes de la planta son tóxicas, en especial el látex que circula por su interior. El contacto directo con el látex de la planta puede provocar dermatitis con irritaciones, prurito o picor, edema e incluso aparición de vesículas o ampollas. Los síntomas tras su ingestión son: trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas, dolor abdominal, irritación de las mucosas y salivación abundante. El contacto directo del látex de la planta con los ojos de la víctima puede provocar trastornos oculares más o menos graves según sea la dosis.


Hiedra. YedraHiedra. Yedra (Hedera hélix): Todas las partes de la planta son ligeramente tóxicas a excepción de los frutos, los cuales son de una toxicidad extrema. El contacto directo con la hiedra, debido a los pelos que recubren la planta y al jugo que se encuentra en su interior, puede provocar: dermatitis con irritaciones, erupciones cutáneas e incluso aparición de ampollas y úlceras. Los síntomas tras la ingestión de la hiedra son: trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas y malestar general, fiebre, espasmos musculares, excitabilidad, bradicardia o disminución de la frecuencia cardíaca y, dependiendo de la dosis ingerida y del tamaño del animal, coma. En casos extremos, se puede dar la muerte por asfixia con parada respiratoria.

Hortensia

Hortensia (Hydrangea macrophylla): Tanto las hojas como las flores de la hortensia son nocivas y peligrosas. Los síntomas tras la ingestión de las hojas o las flores son: trastornos gastrointestinales con diarreas, vómitos y dolor abdominal, malestar general y falta de coordinación.

Ipomea. Correhuela. Campanilla

Ipomea. Correhuela. Campanilla (Ipomoea. Convolulus arvensis): Existen varias especies que pertenecen a este género y en la mayoría de ellas las semillas y las raíces con altamente tóxicas; el resto de la planta es purgante. Los síntomas por ingerir Ipomea provocan una acción alucinógena acompañada de malestar general, trastornos gastrointestinales con graves irritaciones de tubo digestivo, violentas diarreas y dolor abdominal.


Jacinto. Junquillo
Jacinto. Junquillo (Hyacinthus orientalis): La parte tóxica de la planta es el bulbo y los síntomas tras su ingestión son: irritación gastrointestinal, vómitos, diarreas y en algunas ocasiones, incluso la muerte.


Lirio. Lirio hediondo
Lirio. Lirio hediondo (Iris. Iris foetidissima): Los síntomas tras la ingestión de iris son: trastornos gastrointestinales con vómitos, abundantes diarreas, dolor abdominal, irritación y malestar general, junto a hipertensión o aumento de la presión arterial.

Marihuana

Marihuana (Cannabis sativa): Los síntomas tras la ingestión de marihuana son: depresión del sistema nervioso central e incoordinación, así como vómitos, diarrea, babeo, aumento de la frecuencia cardíaca, e incluso convulsiones y coma.

Muérdago. Visco. Tiña. LiriaMuérdago. Visco. Tiña. Liria (Viscum album): Los frutos del muérdago son relativamente tóxicos, es necesario ingerir dosis muy elevadas para provocar trastornos importantes. Los síntomas tras ingestión de frutos de muérdago son: trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas, irritación y dolor abdominal, junto a midriasis o dilatación de las pupilas, salivación abundante y sed excesiva. Los síntomas más preocupantes son los cardiocirculatorios o neurológicos con asfixia, dificultad respiratoria, taquicardia o aumento de la frecuencia cardíaca, falta de coordinación, convulsiones, parálisis, coma y, en casos extremos debidos a una sobredosis, muerte por parada cardíaca.


Narciso
Narciso (Narcissus pseudonarcissus): Existen varias especies de narcisos y todas ellas son tóxicas en todas sus partes (en especial los bulbos). El contacto directo con el jugo de la planta podría provocar dermatitis e irritaciones. Los síntomas tras la ingestión de la planta son: trastornos gastrointestinales con violentos vómitos, diarreas, dolor abdominal e inflamación, salivación excesiva, convulsiones, trastornos cardíacos y en casos extremos, muerte del afectado.


Potos. Escindapso
Potos. Escindapso (Epipremnum aureum/Rhaphidophora): Sólo el masticarla puede provocar irritaciones varias, tanto en el paladar, lengua, etc., como en todas aquellas zonas donde llegue a establecer contacto. Los síntomas tras la ingestión de la planta son: graves trastornos del aparato digestivo, produciendo fuertes y frecuentes vómitos.



Ricino. Catapucia. Higuera del diabloRicino. Catapucia. Higuera del diablo (Ricinus communis): Los principales componentes activos y nocivos de la planta se encuentran en las semillas (ricina). La ricina es una proteína altamente tóxica tanto para los animales como para los humanos, es uno de los principales venenos conocidos más peligrosos. Los síntomas tras la ingestión de ricino son: trastornos gastrointestinales con vómitos, fuertes diarreas sanguinolentas y dolor abdominal, falta de coordinación, salivación abundante, somnolencia, convulsiones, hemorragias, insuficiencia renal, coma y en casos extremos, la muerte.



Rododendro. AzaleaRododendro. Azalea (Rhododendron ferrugineum): Las flores y hojas del Rhododendron las dos partes más tóxicas de la planta. Tras la ingestión de pequeñas dosis el animal puede padecer falta de coordinación con efectos alucinógenos. Los síntomas tras la abundante ingestión de rododenro son: ardor bucal con salivación excesiva y dificultad para deglutir, alteraciones del sistema nervioso central con falta de coordinación, decaimiento y debilidad muscular, trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas y dolor abdominal, alteraciones cardíacas con disnea o dificultad para respirar, hipotensión y bradicardia o disminución de la frecuencia cardíaca, convulsiones, coma y muerte por asfixia o parada respiratoria.



Tejo. Texo. SabinoTejo. Texo. Sabino (Taxus baccata): Toda la planta, excepto el aro rojizo que envuelve las semillas, es altamente tóxica. Si un ser humano, caballo o perro ingiere dicha planta, es probable que muera en pocas horas si no se toman las medidas adecuadas. Los síntomas tras la ingestión son inmediatos: conducta agresiva del afectado seguido de una somnolencia absoluta, trastornos gastrointestinales con dolor abdominal, irritación, vómitos y diarreas, midriasis o dilatación de las pupilas, falta de coordinación, disnea o dificultad para respirar, inflamación renal y hepática, bradicardia o disminución de la frecuencia cardíaca, debilidad muscular, parálisis, temblores, convulsiones, coma y muerte por parada cardiocirculatoria.

Tulipán

Tulipán (Tulipa): El bulbo del tulipán es altamente tóxico, los síntomas tras su ingestión son: irritación gastrointestinal, vómitos y diarreas.


Fuente: http://www.mundoanimalia.com/articulo/Plantas_toxicas_para_nuestras_mascotas
'''''''''''''''''''''''''

Notere | 6 years ago

''''''''''''''Disculpen lo extenso del comentario, pero el link no se pega bien. .

Plantas tóxicas que afectan el aparato digestivo de caninos y felinos

Los cachorros son los más expuestos al consumo de plantas tóxicas. Los cuadros resultantes varían desde una intoxicación leve hasta casos severos que pueden culminar en coma y muerte. La mayoría de estas plantas son muy comunes y están presentes en casi todos los jardines o interiores. Este artículo explica, en forma detallada, las características de las plantas más comúnmente involucradas en estos cuadros, así como los signos que producen. Una guía que ningún veterinario dedicado de pequeños debe dejar de consultar.

Autores:

Zeinsteger, P.A.: Departamento Clínicas, Facultad de Ciencias Veterinarias, UNNE. Sargento Cabral 2139, Corrientes (3400), Argentina.

Gurni, A.A.: Departamento Farmacología, Facultad de Farmacia y Bioquímica, UBA. Junín 956, Buenos Aires (1113), Argentina.

FUENTE: Rev. vet. 15:1, 35-44, 2004.

Sumario

Existen muchas sustancias capaces de producir cuadros de intoxicación digestiva en caninos y felinos. En particular, los cachorros están muy expuestos debido a su avidez por utilizar diversos elementos en sus juegos. Entre éstos, las plantas tóxicas que se encuentran en jardines y parques constituyen una amenaza. Si bien no muy frecuentes, cuando los accidentes ocurren, a menudo no son correctamente diagnosticados, debido a que el médico veterinario no dispone de información clara y concisa. El objetivo de la presente revisión bibliográfica es contribuir con el profesional, brindándole datos actualizados sobre esta temática. Se presentan aquí las plantas que con mayor frecuencia afectan en forma directa el sistema digestivo y órganos anexos de caninos y felinos. Se detallan además, las maniobras terapéuticas y drogas a utilizar en casos de intoxicación.

Objetivos

La presente revisión bibliográfica pretende contribuir con el profesional veterinario en el conocimiento de las intoxicaciones de origen vegetal que afectan al sistema digestivo de perros y gatos. Si bien la frecuencia con la cual éstas se presentan no es elevada, cuando ocurren, en la mayoría de los casos, el médico veterinario no cuenta con información apropiada o actualizada para el diagnóstico y tratamiento.

Se presentan aquellas plantas que principalmente afectan de forma directa el aparato digestivo y órganos anexos de caninos y felinos. Para facilitar su reconocimiento se incorporan algunas fotografías. Se citan sólo los nombres vulgares más conocidos. En el apartado sobre tratamientos, se orienta al profesional sobre la elección de las posibles maniobras terapéuticas y drogas a utilizar.

Introducción

Varios factores ambientales pueden provocar cuadros de intoxicación digestiva en caninos y felinos. Productos de limpieza, sustancias químicas irritantes o los mismos productos de uso veterinario son capaces de generar alteraciones en el organismo, cuando no son utilizados en forma correcta. Los cachorros caninos están más expuestos, debido a su avidez por lamer y morder diversos materiales, esto último en particular durante la época del cambio de dentición. Los gatitos son, en general, más selectivos para utilizar elementos en sus juegos, razón por la cual las intoxicaciones son menos frecuentes en estas mascotas (17).

Muchas plantas que se encuentran en jardines y parques pueden resultar tóxicas si son mordidas o ingeridas por perros y gatos (21). La mayoría de los casos de intoxicación no son correctamente diagnosticados; a pesar de esto, la evolución clínica del paciente en general es favorable, ya que la sintomatología es mínima, o fácil de controlar con terapéutica de rutina.

La variedad de plantas que pueden resultar tóxicas para las mascotas es enorme y la identificación de todas ellas resulta complicada. A pesar de esto, es aconsejable que el profesional veterinario pueda reconocer a las plantas comúnmente involucradas en este tipo de patologías. Además, en algunos casos se hace necesario el conocimiento básico de los principios activos, y la sintomatología asociada a las intoxicaciones que producen. Esto le permitirá realizar una serie de preguntas importantes durante la anamnesis: ¿cómo era la planta? ¿cómo eran sus flores y hojas?, ¿qué cantidad aproximada de material vegetal consumió el animal?, las que posteriormente serán de mucha ayuda para el diagnóstico y tratamiento.

La forma más sencilla de estudiar a los vegetales tóxicos, es agrupándolos de acuerdo con el aparato u órgano que afectan. Sin embargo, se debe tener en cuenta que muchas plantas pueden ser tóxicas para varios órganos a la vez. El paraíso (Melia azedarach L.) por ejemplo, posee sustancias que causan un cuadro de deshidratación y diarrea, acompañado de sintomatología nerviosa, con tremores musculares, ataxia, falla respiratoria, coma y muerte (15).

La piel es muy sensible a muchas sustancias irritantes. Algunas plantas poseen látex, causante de daños leves a moderados sobre la piel, por ejemplo, la estrella federal (Euphorbia pulcherrima Willd.); otras, por el contrario, causan reacciones alérgicas más graves, tal es el caso de la hiedra venenosa (Rhus toxicodendron L.) o de la ortiga (Urtica dioica L.). Esta última posee estructuras que actúan como verdaderas agujas hipodérmicas, las que contienen sustancias farmacológicamente activas, responsables del efecto urticante.

Existen plantas que poseen glucósidos cardiotónicos entre sus principios activos, los que resultan extremadamente tóxicos para el ser humano y los animales. El laurel del campo (Nerium oleander L.) y el laurel amarillo (Thevetia peruviana (Pers.) Schum.) o los calanchoes (Kalanchoe spp.) son algunos ejemplos de este grupo. Si son consumidas accidentalmente, el desenlace puede ser fatal. El laurel del campo ha provocado casos mortales en personas (32) y bovinos, especie en la cual tan sólo 0.005% de hojas verdes, equivalente al peso corporal del animal, provoca la muerte (16, 38). Otro grupo de glucósidos, en este caso cianogenéticos, está presente en la hortensia (Hydrangea macrophylla (Thunb.) DC.) (9). Cuando estas plantas son consumidas, causan una intoxicación muy similar a la que ocurre en bovinos que ingieren Sorghum halepense (L.) Pers. (12).

El aparato digestivo es, tal vez, el más afectado. Numerosas plantas causan problemas a este nivel en los animales, ya sea por acción directa sobre el sistema gastrointestinal o bien indirectamente, afectando otros órganos con un efecto secundario sobre él. Existen plantas que poseen cristales de oxalato de calcio, los que generan micro–traumas en las mucosas bucal y esofágica. Tal es el caso de la sandalia (Monstera deliciosa Liebm.) o de las muy vistosas paletas de pintor (Caladium spp). Las difenbaquias (Dieffenbachia spp) también poseen estas sustancias (21). En todos los casos, el síntoma principal es una salivación excesiva. Algunos oxalatos pueden ser solubles, llegando por vía sistémica a causar hipocalcemia y daño renal. Es el caso de plantas del género Rheum (36).

A nivel intestinal, la mayoría de las plantas son capaces de producir diarreas severas que conducen a una rápida deshidratación. El ricino (Ricinus communis L.) y el paraíso (Melia azedarach) constituyen algunos ejemplos (2, 14, 15.) Dichas sustancias producen intensa irritación de la mucosa intestinal, lo que lleva a la alteración de los mecanismos de absorción y regulación del peristaltismo. Algunos terpenos volátiles presentes en las plantas, pueden alterar la permeabilidad a diversos iones (41).

En la mayoría de los casos, el tratamiento es de sostén, hasta que el material vegetal sea eliminado del organismo (36). Para aquellas plantas que causan dermatitis alérgicas, pueden ser necesarias la higiene de la piel y la administración de antihistamínicos (35). Las intoxicaciones producidas por el laurel del campo y el laurel amarillo requieren tratamiento de urgencia; aún así, el desenlace puede ser fatal (32, 34).

Clasificación

En la siguiente lista se agrupan las plantas de acuerdo con la familia a la que pertenecen. En general, la mayoría de los representantes de una familia poseen el mismo compuesto químico responsable de la intoxicación. Se indican también las partes de la planta que poseen dichas sustancias en mayor concentración.

Amaryllidaceae (10): contienen alcaloides, entre ellos licorina y galantamina.

- Amaryllis belladona L.– Amarilis (Fig. 1)
- Clivia miniata (Hook.) Regel–Clivia
- Narcissus poeticus L. – Narciso. Posee además cristales de oxalato de calcio.

Figura 1. Amarilis. En la esquina inferior se puede observar el detalle de la flor, vista de frente. En la esquina superior, se observa el tallo de la flor emergiendo de un bulbo.

Araceae (10): estas plantas poseen cristales aciculares (en forma de aguja) de oxalato de calcio, que se agrupan en haces denominados ráfides o rafidios.
- Anthurium andraeanum Linden.– Anturio
- Caladium bicolor Vent.– Paleta de pintor (Fig. 2)
- Dieffenbachia spp – Difenbachia , Difenbaquia (Fig. 3)
- Monstera deliciosa Liebm.– Sandalia de pescador , Costilla de Adán (Fig. 4)
- Philodendron spp – Potus, Güembé, Oreja de elefante (Fig. 5)

Figura 2. Paleta de pintor. Existen muchas variedades de esta planta, con diferentes colores.

Figura 3. Difenbachia. En la esquina superior se observa el detalle de una hoja. En la esquina inferior, un preparado histológico mediante disociación simple muestra un rafidio con cristales de oxalato de calcio en su interior.

Figura 4. Costilla de Adán. Estas plantas son muy comunes en jardines y plazas.

Figura 5. Filodendro. Conjuntamente con la costilla de Adán, son plantas comúnmente plantadas en nuestro país.

Araliaceae (10): poseen saponinas lesivas del aparato digestivo y piel.
- Hedera helix L. – Hiedra (Fig. 6)

Figura 6. Hiedra. Se la planta en pequeñas macetas suspendidas, ya que es una enredadera.

Ericaceae: diterpenoides muy tóxicos (andromedotoxinas)
- Rhododendron spp – Azaleas (Fig. 7)

Figura 7. Azalea. Sus flores muy vistosas y de diferentes colores se pueden observar durante el invierno e inicio de primavera.

Euphorbiaceae (10): con látex de variada toxicidad, en general debido a la presencia de ésteres diterpénicos derivados del forbol.
- Ricinus communis L. – Ricino o Tártago. Produce además una toxoalbúmina en sus semillas (Fig. 8)
- Codiaeum variegatum (L.) Blume – Crotón Euphorbia pulcherrima Willd. – Estrella Federal. Esta especie, a pesar de que los ésteres diterpénicos no fueron detectados, exhibe toxicidad (Fig. 9)

Figura 8. Ricino. La fotografía muestra las hojas y frutos de esta planta. En la esquina superior se observan las semillas.

Figura 9. Estrella federal. Muy vistosas por las hojas rojas que rodean a su inflorescencia, la cual se puede observar en detalle en el recuadro inferior.

Meliaceae (10)
- Melia azedarach L. – Paraíso. En su corteza existen los alcaloides azaradina y margosina. Los frutos poseen triterpenos como melianona, melianol y melantriol; contienen además compuestos amargos tales como bakayanina. Están presentes también algunas saponinas (Fig. 10).

Figura 10. Paraíso. En el recuadro inferior se observan los frutos.

Phytolaccaceae (10):
- Phytolacca americana L. – Fitolaca – Un saponina triterpénica, phytolaccatoxina, ha sido implicada en la toxicidad de esta planta. También posee un alcaloide llamado phytolacina (Fig. 11).

Figura 11. Fitolaca. Crece en zonas rurales, aunque algunas veces se la encuentra en jardines, posee frutos vistosos. Estos se observan en detalle en el recuadro superior.

Ranunculaceae (10): poseen una sustancia química muy irritante, llamada protoanemonina.
- Ranunculus spp – Botón de oro (Fig. 12)
- Clematis spp – Cabellos de ángel (Fig. 13)

Figura 12. Botón de oro. En la fotografía se observa una variedad salvaje. Las cultivadas son más vistosas, con muy variados colores.

Figura 13. Cabellos de ángel. En la fotografía se observa el fruto característico de esta planta.

Dracaenaceae (3): algunos ejemplares poseen cristales de oxalato cálcico.
- Sansevieria thyrsiflora Thumb. Cola de tigre

Verbenaceae (10)
- Lantana camara L. – Camará. Posee triterpenos pentacíclicos denominados Lantadene A y B, hepatotóxicos (Fig. 14).

Figura 14. Camará. Muy frecuente en jardines y parques. Además de amarillo y naranja, pueden ser blancas y amarillas, violetas y celestes.

Intoxicaciones

Plantas que poseen licorina y galantamina

Las plantas que se originan de bulbos son muy populares debido a la belleza que poseen sus flores, pero ellas o sus bulbos pueden poseer sustancias tóxicas que constituyen una amenaza para las mascotas. Dichas sustancias están presentes en los bulbos, hojas, flores y tallos y pueden provocar una amplia variedad de efectos tóxicos. A pesar de que estas plantas crecen y florecen durante la primavera, constituyen un problema durante todo el año, en especial durante las épocas en que los bulbos son plantados en macetas, y pueden ser alcanzados por los cachorros. El término bulbo técnicamente incluye sólo aquellas plantas con tallos subterráneos rodeados por hojas modificadas, denominadas catáfilas, que poseen sustancias nutricias. Sin embargo, la gente comúnmente aplica este nombre a cualquier planta que posea una raíz bulbosa (o tallo subterráneo), ya sea un tubérculo, rizoma, o bulbo verdadero.

Las plantas de este grupo que más frecuentemente se encuentran en los jardines de nuestro país son los amarilis, las clivias y los narcisos . Ellas son capaces de producir diversos efectos tóxicos, que incluyen casos de dermatitis por contacto, irritación gastrointestinal severa a grave, y síntomas multisistémicos graves. Los amarilis pueden producir síntomas en piel y aparato digestivo, indistintamente (39). Licorina y galantamina son los responsables de dichos efectos. Son alcaloides termo–estables, que se concentran principalmente en los bulbos. Sin embargo, dicha concentración es relativamente baja, y esta es la razón por la cual muchos de ellos deben ser consumidos para que ocurra la intoxicación (21). La licorina es irritante, y es la responsable en mayor medida de los efectos gastrointestinales; por su parte, la galantamina produce inhibición central y periférica de acetilcolinesterasa (5).

La sintomatología incluye vómitos y diarreas, hipotermia, en algunos casos gastritis severa con ulceración de las mucosas. Tremores, convulsiones y muerte han sido reportados en bovinos (8).

Plantas con cristales de oxalato de calcio

Es, probablemente, el grupo que más representantes posee. Muchas plantas que comúnmente se encuentran en los jardines poseen estos compuestos químicos. Las paleta de pintor, sandalias y difenbaquias son algunos ejemplos.

Estas plantas poseen cristales aciculares de oxalato de calcio, agrupados en manojos denominados rafidios, y enzimas con actividad tipo anti–tripsina, que estimulan la liberación de histamina y bradiquinina (20). Los cristales de oxalato cálcico actúan como agujas, pinchando y lesionando las estructuras celulares del animal intoxicado. La presencia de dichas agujas y la liberación concomitante de agentes vasodilatadores conduce a una rápida reacción inflamatoria, caracterizada principalmente por edema y congestión.

Cuando las mascotas muerden y/o mastican algún vegetal de este grupo, sufren un intenso dolor en la boca y región orofaríngea. La sensación de ardor es muy fuerte, y los animales permanecen con la boca abierta, salivando profusamente. Pueden presentarse disfagia y compromiso respiratorio, y si bien son de muy baja frecuencia, pueden llegar a producir edema de glotis (26).

A la inspección, la boca del animal se encuentra eritematosa, con zonas de edema localizadas o, más frecuentemente, con un edema general que puede extenderse hasta la glotis. Los intentos por tragar la gran cantidad de saliva producida son muy dolorosos, y los cachorros se presentan muy inquietos, debido al intenso dolor y ardor. Es frecuente que el sonido normal de los ladridos, llantos y maullidos se presente alterado. Algunos autores establecen que, por ser insolubles, los cristales de oxalato cálcico no constituyen un riesgo sistémico (20).

Intoxicación por hiedra

La hiedra es una enredadera de interior y exterior. La planta posee saponinas, que han causado intoxicaciones en bovinos, caninos, caprinos y seres humanos. En éstos, algunos individuos son muy sensibles, y desarrollan una dermatitis alérgica grave (4).

Las saponinas presentes en las hojas y frutos de la planta pueden hidrolizarse a compuestos tóxicos denominados hederinas (micro–hederina y beta–hederina). Estos pueden provocar intoxicaciones en animales y personas, cuando son ingeridos en cantidad suficiente.

Los síntomas que caracterizan a esta intoxicación incluyen: vómitos, diarrea, agitación, espasmos musculares y parálisis. Sobre la piel, se pueden observar eritema y presencia de ampollas.

Andromedotoxinas

Animales y seres humanos han resultado intoxicados luego de haber consumido follaje, néctar o miel preparada a partir de plantas del género Rhododendron (6). Dentro de los ejemplares que pertenecen a dicho género, y son fácilmente encontrados en los jardines, se encuentran las azaleas. Algunos autores clasifican a estas plantas como de poca toxicidad para las personas (18).

Las principales partes tóxicas son las hojas y los tallos. Poseen diterpenoides conocidos como andromedotoxinas, presentes en todos los miembros de la familia Ericaceae (7). La intoxicación se caracteriza por vómitos, cólico, disnea, ataxia, convulsiones y muerte. Estos síntomas han sido observados en caprinos, luego de ingerir gran cantidad de plantas (6). La intoxicación por esta planta es considerada por algunos autores como de tratamiento urgente (36).

Plantas con látex tóxicos

La familia Euphorbiaceae incluye a los géneros Ricinus, Euphorbia y Codiaeum, entre otros. Las plantas pertenecientes a estos géneros, se caracterizan por producir látex, de composición química variada, y en muchos casos desconocida.

Ricino

El ricino o tártago es el más tóxico. Todas las partes de esta planta, que en algunas zonas crece como árbol, poseen elevada acción tóxica. Dicha propiedad se debe a la presencia de una toxoalbúmina, la ricina, presente en mayor concentración en las semillas (22).

A pesar de la elevada toxicidad, existe gran variación entre las especies susceptibles. Para los conejos, bovinos, ovinos y cerdos la DL50 es de 1–2 g/kg de semillas. Para el equino, tan sólo 0,1 g/kg pueden causar la muerte. Los caprinos son menos susceptibles, la DL50 para esta especie es de 5,5 g/kg. No existen datos en la bibliografía consultada sobre los valores respectivos a caninos y felinos. Es interesante destacar, que los animales que consumen poca cantidad de semillas u otras partes de la planta durante un tiempo prolongado, desarrollan resistencia a la ricina. Esto se explica por el hecho que, por ser una proteína, genera respuesta inmune del organismo, haciendo que un animal pueda soportar hasta 800 veces la DL50 normal.

La acción tan potente de esta toxina, ha hecho que algunos países la utilizaran en el pasado como arma biológica (14). En casos accidentales, tan sólo 2 a 4 semillas masticadas han provocado la muerte en niños y adultos (7, 14).

Para que ocurra la intoxicación, las semillas deben ser masticadas. Los síntomas inespecíficos de esta intoxicación incluyen anorexia y apatía. Más tarde se vuelven más indicativos, pudiendo presentarse constipación o diarrea sanguinolenta con mucus. La auscultación de la cavidad abdominal revelará un peristaltismo muy aumentado, y la palpación será muy dolorosa, ambos síntomas compatibles con cólico (11).

Estrella federal

Existen discrepancias con respecto a la toxicidad de la estrella federal . Varios estudios no han podido poner en evidencia los diterpenos tóxicos presentes en otras especies de Euphorbia (33). Los reportes de toxicidad en pequeños animales son escasos; algunos síntomas citados incluyen irritación oral, vómitos y dermatitis por contacto (19, 31).

Crotón

El crotón es tal vez el menos tóxico de todos. Si un animal mastica las hojas, tallos o raíces de la planta, se produce irritación leve de las zonas en contacto con el material vegetal. También se ha establecido que puede producir dermatitis por contacto en seres humanos (24).

Intoxicación producida por el paraíso

Melia azedarach es un árbol de crecimiento rápido, originario de la China. Se lo encuentra fácilmente en cualquier ciudad, donde se lo planta por su sombra. También crece en zonas rurales cercanas a centros urbanos, debido a que las aves diseminan sus semillas. Por otro lado, parece contener sustancias con actividad insecticida, y por esta razón es frecuentemente plantado alrededor de los campos (13, 28).

No existen datos concretos sobre la naturaleza exacta de los compuestos tóxicos presentes en el paraíso. Algunas saponinas, alcaloides (azaradina, margosina) y triterpenos como melianol, melianona y melantriol se cree son responsables de los efectos gastro–entéricos y nerviosos. Todas las partes vegetales resultan tóxicas, pero la mayoría de los casos ha sido asociada al consumo de los frutos. Se ha establecido que las hojas y los frutos poseen una capacidad tóxica similar (23). Los seres humanos y varias especies domésticas como porcinos, ovinos, bovinos y caninos son susceptibles de intoxicarse con esta planta (15).

Para que la intoxicación ocurra, es necesario que el animal mastique o muerda los frutos, ya que sólo de esta manera se liberan los principios activos. Los síntomas digestivos incluyen vómitos, en algunos casos constipación y en otros diarrea hemorrágica y cólico. La sintomatología nerviosa se caracteriza por debilidad, temblores musculares, ataxia, coma y fallo respiratorio (15). De acuerdo con las descripciones generales, los síntomas clínicos aparecen en forma rápida, generalmente luego de 2–4 horas de la ingestión del material vegetal. La muerte ocurre debido al colapso circulatorio y la insuficiencia respiratoria (15).

Intoxicación por Phytolacca americana

Esta planta crece en general al estado salvaje. Todas sus partes son tóxicas, y contienen saponinas triterpénicas, cristales de oxalato de calcio y alcaloides. La mayor concentración de dichas sustancias se encuentra en las raíces y semillas.

Los síntomas de intoxicación incluyen irritación oral con salivación profusa (debido al contenido de cristales de oxalato), vómitos, cólico, diarrea sanguinolenta, depresión, postración, y en casos raros puede ocurrir la muerte del animal intoxicado. En Sudamérica y Sudáfrica se han reportado algunos casos fatales, en especial en grandes animales (27).

Plantas que poseen ranunculina

La familia de las ranunculáceas está constituida por una gran cantidad de representantes. El género Ranunculus incluye plantas que poseen flores muy vistosas, cultivadas por este motivo. Algunas especies son silvestres, con flores mucho más modestas. Otro género perteneciente a esta familia es Clematis. Estas se caracterizan en particular, porque son enredaderas que poseen frutos con estilos persistentes muy largos y plumosos, semejantes a cabellos; de allí el nombre vulgar que poseen: ‘cabellos de ángel’.

Ranunculus y Clematis poseen sustancias con actividad extremadamente irritante, tanto para la piel como el aparato digestivo. El principio tóxico más importante se denomina ranunculina, glucósido citado por la bibliografía como precursor de protoanemonina, poseedora de los efectos irritantes mencionados (30). Dicha transformación ocurre merced a la acción de enzimas termosensibles presentes en las plantas.

En la Cátedra Patología Médica de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNNE, productores de ganado ovino y bovino de Chaco, Corrientes y Córdoba han reportado muertes ocurridas en dichas especies, luego de la ingestión de ‘barba de viejo’, nombre regional que otorgan a Clematis montevidensis Sprengel (datos no publicados). Algunos autores han demostrado la propiedad irritante que posee dicha planta sobre la piel de conejos (1).

Salivación profusa, tos, respiración laboriosa, movimientos tambaleantes y descarga nasal importante, son algunos síntomas indicativos de intoxicación. Caninos y felinos vomitan con rapidez luego de ingerir estas plantas, por lo cual las intoxicaciones en general no son graves, ya que la mayoría del material vegetal ingerido es evacuado. Bovinos y ovinos ingieren gran cantidad de plantas. En algunos casos se produce la muerte.

Intoxicación por camará

Camará es una planta que posee inflorescencias muy vistosas, con colores muy variados; éstas pueden ser amarillas, anaranjadas, rojas, blancas o violetas. Es un arbusto, que se cultiva como planta ornamental. En algunas regiones de nuestro país, y en Brasil y Uruguay, crece en áreas de vegetación abundante de zonas rurales.

La intoxicación por Lantana camara ocurre principalmente en bovinos y ovinos, cuando son transportados desde zonas donde la planta no crece, a campos invadidos por gran cantidad de ejemplares (29). En estas especies, la intoxicación es de curso crónico, y el síntoma principal es la fotosensibilización, debido a los efectos que poseen las toxinas presentes sobre el hígado. Las lesiones son evidentes en morro, ubre y zonas de pelaje blanco (29, 37).

Los principios tóxicos involucrados son triterpenos denominados lantadene A y B. Estas sustancias son hepatotóxicas, y producen alteraciones en los hepatocitos caracterizadas por citoplasma claro con aspecto granuloso y numerosas vacuolas. Muchos núcleos se presentan distendidos, con la cromatina localizada en la periferia.

Los seres humanos y los pequeños animales pueden presentar una intoxicación de curso agudo, luego de consumir las hojas o frutos inmaduros. Existen reportes sobre casos fatales en niños (40). Los síntomas principales incluyen: anorexia, vómitos, diarrea, letargia y cólicos. También se pueden presentar ictericia y presencia de pigmentos biliares en orina.

''''''''''''''

Flavia 
Notere | 6 years ago

Muchas gracias por la información. Mi perrito Bruno cuando era cachorro se masticó algunas hojas del Potos (yo le digo potus) y le provocó una gastroenteritis muy fuerte. Hay que tener mucho cuidado con las plantas, sobre todo son los cachorros que siempre quieren masticar todo lo que ven.

Muy interesante el artículo!

Notere | 6 years ago

Es cierto, los cachorros son como aspiradoras de todo lo que no deben masticar o comer. En casa hay varias de estas plantas (que no puedo sacar porque la casa no es mia) y pese a que mis perros ya son adultos y casi nada les llama la atencion me paso bastante tiempo chequeando el comportamiento y revisando que a las plantas no les falte nada ni que anden jugando al "jardinero" haciendo pozos y desenterrandolas.

Mar 
Notere | 5 years ago

'''''''''''''''''''''''''''

Plantas tóxicas para nuestras mascotas

Del mismo modo que el recién nacido, nuestras mascotas están rodeadas de amenazas que atentan contra su integridad física, desde productos de limpieza pasando por insecticidas, pesticidas, fertilizantes, raticidas o medicamentos. Normalmente, ya procuramos tener todos estos productos fuera de su alcance pero solemos pasar por alto otro peligro no tan evidente: las plantas.Plantas tóxicas para nuestras mascotas

Existen numerosas plantas que son irritantes o tóxicas, y el simple contacto con ellas puede ocasionar importantes reacciones en la piel. Otras, al ser ingeridas pueden ocasionar severos cuadros gastrointestinales, con vómitos, diarreas y pueden llegara a ser causa de muerte.

El origen tóxico puede encontrarse en hojas, tallos, flores o frutos, y puede estar siempre presente o sólo hallarse en algunas épocas del año. Nuestra mascota puede, accidentalmente, ingerir alguno de estos componentes y que no le pase nada o puede requerir la visita urgente al veterinario.

Al conocer este riesgo, lo primero que se nos pasa por la cabeza es eliminar el problema de raíz. Es decir, quitar de nuestra casa todas las plantas consideradas peligrosas (solución un poco radical), pero lo que no tenemos en cuenta es que si salimos al campo, no podemos hacer desaparecer toda la vegetación que nos rodea. Y prohibir las salidas al campo al perro ya sería demasiado. Como en todo, lo que debemos hacer es mantener las precauciones adecuadas.

Lo más razonable que podemos hacer en estos casos es educar a nuestra mascota desde pequeña. En primer lugar, debemos ser conscientes que un alto porcentaje de plantas ornamentales, sean de exterior o interior, son tóxicas por ingestión.

Los cachorros de perro, que tienen tendencia a llevarse a la boca todo lo que está a su alcance, son los principales afectados. Debemos enseñarles que no pueden morder las plantas bajo ningún concepto. Si el perro no hace caso, podemos untar la punta de las plantas con algún producto amargo. Hasta que no veamos que nuestro cachorro se muestra totalmente indiferente hacia las plantas, no debemos dejarlo solo con ellas.

Los gatitos son, en general, más selectivos cuando se trata de escoger sus "juguetes", razón por la cual las intoxicaciones son menos frecuentes en ellos.

A pesar de que hayamos enseñado bien a nuestra mascota a no comer las plantas que lo rodean, existen otros factores que podrían favorecer la ingestión:

  • Las temperaturas elevadas del verano y la posible la falta de agua. Estos son motivos suficientes para inducir al animal a ingerir cualquierplanta de tallos tiernos. Debemos estar alerta para no dejarlo nunca sin agua.
  • El aburrimiento. Cuando un perro, especialmente de cachorro, pasa largas horas solo y aburrido, para distraerse es posible que empiece a morder todo lo que encuentre a su alrededor, incluido plantas.
  • El cambio de hogar. El estar en un sitio nuevo puede llamar la atención del animal hacia objetos, como las plantas, que antes le habían pasado inadvertidos.
  • La falta de espacio. El carecer de espacio en la vivienda aumenta la agresividad y puede crear un estado de nerviosismo en nuestro perro, lo que intensifica la necesidad de romper y masticar lo que encuentre a su alcance, como las plantas.
¿Qué hacer si mi mascota parece intoxicada?

Plantas tóxicas para nuestras mascotasLos síntomas de una intoxicación no siempre son evidentes, pues el envenenamiento se puede manifestar según los casos a través de signos digestivos, nerviosos o hematológicos.

Es importante recordar las plantas que tenemos en casa, ya que en caso de accidente es fundamental determinar la causa de la intoxicación para poder administrar el antídoto adecuado. Pero esto no siempre es tan fácil:

  • La identificación apropiada. Muchas veces, ante una mascota intoxicada, los dueños nos encontramos ante la ardua tarea de tener que identificar las plantas involucradas y saber explicarlo al veterinario con precisión.
  • La dosis. Pocas veces sabemos cuál es la cantidad total ingerida o absorbida, por lo que es muy difícil establecer cualquier pronóstico.

La mayoría de los casos de intoxicación no son correctamente diagnosticados. A pesar de ello, la evolución clínica del animal suele ser favorable, ya que los síntomas son fáciles de controlar con tratamientos rutinarios.

¿Qué plantas son peligrosas?

La variedad de plantas que pueden resultar tóxicas para las mascotas es enorme y la identificación de todas ellas resulta complicada.

En los gatos están descritas intoxicaciones con aquellas plantas denominadas lechosas, puesto que la savia blanca, de apariencia láctea, que está en el interior del tallo contiene saponina, una sustancia muy irritante que puede provocar serios trastornos al ser ingerida.

Hay infinidad de plantas que pueden perjudicar a nuestro fiel amigo. En este apartado, hemos hecho una selección de aquellas que creemos que pueden encontrarse fácilmente en nuestro entorno:

Acebo. Agrifolio. Cardón. XardónAcebo. Agrifolio. Cardón. Xardón (Ilex aquifolium): Tanto las hojas como los frutos y semillas de acebo son venenosos. Los síntomas tras ingerir una dosis mínima de frutos (dos serían suficientes), son: trastornos gastrointestinales con fuertes diarreas y vómitos, dolor abdominal, somnolencia y malestar general. Una dosis superior, y siempre dependiendo del tamaño del animal y de la cantidad ingerida, podría llegar a provocar deshidratación como consecuencia de la pérdida de líquidos, shock y muerte de la víctima.



Adelfa. Laurel rosa. LoendroAdelfa. Laurel rosa. Loendro (Nerium oleander): Todas las partes de la adelfa son altamente tóxicas. Los síntomas tras ingerir adelfa, siempre dependiendo de la dosis y del tamaño del animal, son: trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas, irritación y dolor abdominal, somnolencia con depresión del sistema nervioso central, fiebre, trastornos cardíacos con taquicardia o aumento de las contracciones del corazón y arritmias, disnea o dificultad respiratoria, debilidad, coma y muerte por paro cardíaco.


Amarilis. Estrella de Caballero
Amarilis. Estrella de Caballero (Amaryllis belladona): Al igual que la mayoría de plantas bulbosas, los bulbos de amarilis son altamente tóxicos. Los síntomas tras la ingestión de bulbos de amarilis son: trastornos gastrointestinales con vómitos, fuertes diarreas, dolor abdominal y malestar general, falta de coordinación, trastornos cardíacos y en casos extremos y debido a una sobredosis, muerte del afectado.


Caladio. Alas de ángel
Caladio. Alas de ángel (Caladium hortulanum): Existen varias especies que pertenecen al género Caladium, todas ellas y todas sus partes son tóxicas. Los síntomas tras la ingestión de caladio son: ardor bucal, salivación abundante, dolor intenso, irritación, edema o hinchazón de lengua, cuello, esófago, estomago e intestinos, trastornos gastrointestinales con vómitos, fuertes diarreas y dolor abdominal, y disnea o dificultad para respirar.


Ciclamen. Panporcino
Ciclamen. Panporcino (Cyclamen): Entre sus principales contenidos activos se encuentra una sustancia denominada ciclamina (de mayor concentración en la raíz), un violento purgante de gran toxicidad para los animales. Los síntomas tras la ingestión de ciclamen son: trastornos gastrointestinales con vómitos, fuertes diarreas, malestar general y dolor abdominal, convulsiones, insuficiencia renal y parálisis.


Clivia miniata
Clivia miniata (Clivia miniata): Todas las partes de la Clivia Minata resultan tóxicas debido a la presencia de oxalato de calcio. Los síntomas tras la ingestión de esta planta son: vómitos, diarreas e irritación de aquellas partes a las que llegan las porciones ingeridas.


Costilla de Adán. Esqueletos
Costilla de Adán. Esqueletos (Monstera deliciosa): Excepto los frutos, el resto de la planta resulta tóxica (entre sus principios activos se encuentra oxalato de calcio). Los síntomas tras la ingestión de la comúnmente llamada costilla de Adán son: alteraciones gastrointestinales con posibles vómitos, irritación e inflamación bucal, de cuello, de esófago, etc.



CrotónCrotón (Codiaeum variegatum): El crotón pertenece a la familia de las euforbiáceas, plantas que contienen un látex tóxico que circula por su interior. El contacto directo con el látex de la planta puede provocar dermatitis con irritación, enrojecimiento y posible aparición de vesículas o ampollas. Los síntomas tras la ingestión de crotón son: ardor bucal, salivación excesiva, dificultad para deglutir, inflamación de lengua, esófago y estómago, trastornos gastrointestinales con fuertes diarreas, vómitos y dolor abdominal, midriasis o dilatación de las pupilas, convulsiones, alteraciones renales y hepáticas y, en casos extremos y debido a una sobredosis, muerte de la víctima.



DifenbaquiaDifenbaquia (Dieffenbachia): Todas las partes de la planta son tóxicas (el látex blanco que circula por su interior es nocivo e irritante), en especial las hojas y el tallo. El contacto directo con la planta puede provocar dermatitis con irritación, enrojecimiento, inflamación y en ocasiones aparición de vesículas o ampollas. Los síntomas tras la ingestión de Dieffenbachia son inmediatos y por tal motivo, lo más frecuente es que el animal deje de ingerirla. De todos modos, los síntomas que puede sufrir son: ardor bucal, inflamación, dolor intenso, salivación excesiva, dificultad para deglutir, edema o hinchazón de cuello, esófago, estómago e intestinos, vómitos, disnea o dificultad para respirar y, en casos excepcionales, dependiendo de la cantidad ingerida y del peso del animal, muerte de la víctima por asfixia.

Espatifillo. Lirio de la paz

Espatifillo. Lirio de la paz (Spathiphyllum): Al igual que alguna de las plantas tóxicas con efectos irritantes inmediatos, como la anteriormente citada Difenbaquia, lo más normal es que el animal deje de ingerir la planta al notar los síntomas.


FilodendroFilodendro (Philodendron): Existen varias especies que pertenecen al género Philodendron, siendo todas y en todas sus partes, tóxicas. Los síntomas después de masticar el filodendro son inmediatos: ardor bucal, dolor agudo, salivación excesiva y edema o hinchazón de lengua y faringe con dificultad para respirar. Si se llegase a producir su ingestión, los síntomas se pueden agravar con edema de esófago, estómago e intestinos, vómitos, asfixia y en casos extremos, muerte del afectado. Tras la ingestión del filodendro, los gatos presentan un cuadro clínico bastante preocupante con trastornos renales, agresividad, convulsiones y en algunas ocasiones encefalitis o inflamación del encéfalo con debilidad muscular y parálisis.


Flor de Pascua. PoinsetiaFlor de Pascua. Poinsetia (Euphorbia pulcherrima): Todas las partes de la planta son tóxicas, en especial el látex que circula por su interior. El contacto directo con el látex de la planta puede provocar dermatitis con irritaciones, prurito o picor, edema e incluso aparición de vesículas o ampollas. Los síntomas tras su ingestión son: trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas, dolor abdominal, irritación de las mucosas y salivación abundante. El contacto directo del látex de la planta con los ojos de la víctima puede provocar trastornos oculares más o menos graves según sea la dosis.


Hiedra. YedraHiedra. Yedra (Hedera hélix): Todas las partes de la planta son ligeramente tóxicas a excepción de los frutos, los cuales son de una toxicidad extrema. El contacto directo con la hiedra, debido a los pelos que recubren la planta y al jugo que se encuentra en su interior, puede provocar: dermatitis con irritaciones, erupciones cutáneas e incluso aparición de ampollas y úlceras. Los síntomas tras la ingestión de la hiedra son: trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas y malestar general, fiebre, espasmos musculares, excitabilidad, bradicardia o disminución de la frecuencia cardíaca y, dependiendo de la dosis ingerida y del tamaño del animal, coma. En casos extremos, se puede dar la muerte por asfixia con parada respiratoria.

Hortensia

Hortensia (Hydrangea macrophylla): Tanto las hojas como las flores de la hortensia son nocivas y peligrosas. Los síntomas tras la ingestión de las hojas o las flores son: trastornos gastrointestinales con diarreas, vómitos y dolor abdominal, malestar general y falta de coordinación.

Ipomea. Correhuela. Campanilla

Ipomea. Correhuela. Campanilla (Ipomoea. Convolulus arvensis): Existen varias especies que pertenecen a este género y en la mayoría de ellas las semillas y las raíces con altamente tóxicas; el resto de la planta es purgante. Los síntomas por ingerir Ipomea provocan una acción alucinógena acompañada de malestar general, trastornos gastrointestinales con graves irritaciones de tubo digestivo, violentas diarreas y dolor abdominal.


Jacinto. Junquillo
Jacinto. Junquillo (Hyacinthus orientalis): La parte tóxica de la planta es el bulbo y los síntomas tras su ingestión son: irritación gastrointestinal, vómitos, diarreas y en algunas ocasiones, incluso la muerte.


Lirio. Lirio hediondo
Lirio. Lirio hediondo (Iris. Iris foetidissima): Los síntomas tras la ingestión de iris son: trastornos gastrointestinales con vómitos, abundantes diarreas, dolor abdominal, irritación y malestar general, junto a hipertensión o aumento de la presión arterial.

Marihuana

Marihuana (Cannabis sativa): Los síntomas tras la ingestión de marihuana son: depresión del sistema nervioso central e incoordinación, así como vómitos, diarrea, babeo, aumento de la frecuencia cardíaca, e incluso convulsiones y coma.

Muérdago. Visco. Tiña. LiriaMuérdago. Visco. Tiña. Liria (Viscum album): Los frutos del muérdago son relativamente tóxicos, es necesario ingerir dosis muy elevadas para provocar trastornos importantes. Los síntomas tras ingestión de frutos de muérdago son: trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas, irritación y dolor abdominal, junto a midriasis o dilatación de las pupilas, salivación abundante y sed excesiva. Los síntomas más preocupantes son los cardiocirculatorios o neurológicos con asfixia, dificultad respiratoria, taquicardia o aumento de la frecuencia cardíaca, falta de coordinación, convulsiones, parálisis, coma y, en casos extremos debidos a una sobredosis, muerte por parada cardíaca.


Narciso
Narciso (Narcissus pseudonarcissus): Existen varias especies de narcisos y todas ellas son tóxicas en todas sus partes (en especial los bulbos). El contacto directo con el jugo de la planta podría provocar dermatitis e irritaciones. Los síntomas tras la ingestión de la planta son: trastornos gastrointestinales con violentos vómitos, diarreas, dolor abdominal e inflamación, salivación excesiva, convulsiones, trastornos cardíacos y en casos extremos, muerte del afectado.


Potos. Escindapso
Potos. Escindapso (Epipremnum aureum/Rhaphidophora): Sólo el masticarla puede provocar irritaciones varias, tanto en el paladar, lengua, etc., como en todas aquellas zonas donde llegue a establecer contacto. Los síntomas tras la ingestión de la planta son: graves trastornos del aparato digestivo, produciendo fuertes y frecuentes vómitos.



Ricino. Catapucia. Higuera del diabloRicino. Catapucia. Higuera del diablo (Ricinus communis): Los principales componentes activos y nocivos de la planta se encuentran en las semillas (ricina). La ricina es una proteína altamente tóxica tanto para los animales como para los humanos, es uno de los principales venenos conocidos más peligrosos. Los síntomas tras la ingestión de ricino son: trastornos gastrointestinales con vómitos, fuertes diarreas sanguinolentas y dolor abdominal, falta de coordinación, salivación abundante, somnolencia, convulsiones, hemorragias, insuficiencia renal, coma y en casos extremos, la muerte.



Rododendro. AzaleaRododendro. Azalea (Rhododendron ferrugineum): Las flores y hojas del Rhododendron las dos partes más tóxicas de la planta. Tras la ingestión de pequeñas dosis el animal puede padecer falta de coordinación con efectos alucinógenos. Los síntomas tras la abundante ingestión de rododenro son: ardor bucal con salivación excesiva y dificultad para deglutir, alteraciones del sistema nervioso central con falta de coordinación, decaimiento y debilidad muscular, trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas y dolor abdominal, alteraciones cardíacas con disnea o dificultad para respirar, hipotensión y bradicardia o disminución de la frecuencia cardíaca, convulsiones, coma y muerte por asfixia o parada respiratoria.



Tejo. Texo. SabinoTejo. Texo. Sabino (Taxus baccata): Toda la planta, excepto el aro rojizo que envuelve las semillas, es altamente tóxica. Si un ser humano, caballo o perro ingiere dicha planta, es probable que muera en pocas horas si no se toman las medidas adecuadas. Los síntomas tras la ingestión son inmediatos: conducta agresiva del afectado seguido de una somnolencia absoluta, trastornos gastrointestinales con dolor abdominal, irritación, vómitos y diarreas, midriasis o dilatación de las pupilas, falta de coordinación, disnea o dificultad para respirar, inflamación renal y hepática, bradicardia o disminución de la frecuencia cardíaca, debilidad muscular, parálisis, temblores, convulsiones, coma y muerte por parada cardiocirculatoria.

Tulipán

Tulipán (Tulipa): El bulbo del tulipán es altamente tóxico, los síntomas tras su ingestión son: irritación gastrointestinal, vómitos y diarreas.

'''''''''''''''''''''''''''

Mar 
Notere | 5 years ago

'

Revista Veterinaria: Plantas tóxicas que afectan el aparato digestivo de caninos y felinos - Zeinsteger, P.A.; Gurni, A.A.

Resumen del artículo:

"Existen muchas sustancias capaces de producir cuadros de intoxicación digestiva en caninos y felinos. En particular, los cachorros están muy expuestos debido a su avidez por utilizar diversos elementos en sus juegos. Entre éstos, las plantas tóxicas que se encuentran en jardines y parques constituyen una amenaza. Si bien no muy frecuentes, cuando los accidentes ocurren, a menudo no son correctamente diagnosticados, debido a que el médico veterinario no dispone de información clara y concisa. El objetivo de la presente revisión bibliográfica es contribuir con el profesional, brindándole datos actualizados sobre esta temática. Se presentan aquí las plantas que con mayor frecuencia afectan en forma directa el sistema digestivo y órganos anexos de caninos y felinos. Se detallan además, las maniobras terapéuticas y drogas a utilizar en casos de intoxicación."
Y aquí la lista. Las he ordenado por su nombre en latín (entre paréntesis nombres más comunes) según el abecedario, pero dentro de cada letra no están ordenadas alfabéticamente:
A

Amaryllis belladona
Anthurium andraeanum
Aesculus hippocastanum (Castaño de Indias)
Astragalus spp. (Tragacanto o garbancillo)
Amaranthus retroflexus (Amaranto o bledos)
Ammi majus (Majus)
Artemisia campestris (Escobilla)
Agrostemma githago (Neguillón)
Allium cepa (Cebolla)
B

Brachiaria decumbens (Braquiaria)
C

Clivia miniata
Caladium bicolor Vent.– (“Paleta de pintor”)
Codiaeum variegatum (Blume – “Crotón")
Clematis spp (“Cabellos de ángel”)
Conium maculatum (Cicuta mayor o cañahueca)
Cycas revoluta (Cycas)
Cistus salviaefolius (Jara salvia)
Claviceps purpurea (Cornezuelo del centeno)
Colchicum autumnale (Croco o cólquico)
Cestrum diurnum (Galán de día)
D

Dieffenbachia spp y otras Aráceas
Digitalis purpurea (Dedalera)
Delphinium occidentale (Espuela de caballero)
Datura stramonium (Estramonio)
Diplotaxis erucoides (oruga silvestre) mostaza y coliflor o afines
Daphne gnidium (Torvisco)

E

Euphorbia helioscopia, Euphorbia dendroides y Euphoria pulcherrima (Euforbiáceas o lechetreznas, “Estrella federal”)
Echium plantagineum (Hierba víbora)
Equisetum spp. (cola de caballo)

F

Ferula communis (Cañaheja o férula)

G

Gutierrezia sarothrae (Hierba de San Nicolás)

H

Hedera helix L. (Hiedra)
Helleborus foetidus (Eléboro fétido)
Hemerocallis spp. (Lilas)
Heliotropium europaeum (Heliotropo)
Hypericum perforatum (Hierba de San Juan)
Hymenoxys odorata (Limoncillo)

I

Ilex aquifolium (Acebo)

J

Juniperus communis y Juniperus oxycedrus (Enebro)

K

Karwinskia humboldtiana (Coyotillo o tullidora)

L

Lantana camara (“Camará”)
Lupinus spp. (Altramuz o frijolillo)
Lobelia berlandieri (Moradilla u ojo de víbora)
Lilium longiflorum (Azucenas)
Leucaena leucocephala (Leucaena o guaje)
Linden

M

Monstera deliciosa (Sandalia de pescador”, “Costilla de Adán”)
Melia azedarach (“Paraíso”)
Medicago sativa (alfalfa)
Melia azedarach (Lila de Persia)
Mercurialis annua (Mercurial)
Melilotus officinalis y Melilotus alba (Meliloto o trébol dulce)

N

Narcissus poeticus (Narciso)
Nerium oleander (Adelfa)
Nicotiana glauca (Tabaco moruno)

O

Oenanthe crocata (Nabo del diablo)
Oxytropis sericea y Oxytropis lambertii (hierba loca)
Oxalis pes-caprae (Pie de cabra)

P
Philodendron spp (“Potus”, “Güembé”, “Oreja de elefante”)
Phytolacca americana (“Fitolaca”)
Persea americana (Aguacate)
Phalaris spp. (Alpiste)
Paspalum dilatatum (Gramíneas)
Prunus dulcis (Almendro y otras especies de Prunus)
Pteridium aquilinum (Helecho común)

Q

Quercus spp. (Roble y encina)

R

Rhododendron spp y Rhododendron ponticum (Azaleas y Rodondedro)
Ricinus communis (“Ricino” o “Tártago”)
Ranunculus spp (“Botón de oro” )
Robinia pseudoacacia (Falsa acacia)
Rumex crispus (Acedera)

S

Sansevieria thyrsiflora (Cola de tigre)
Senna obtusifolia (Hediondillo o palo zorrillo)
Senecio jacobea y Senecio vulgaris (Senecios y hierba cana)
Solanum spp. (Solanáceas)
Sorghum halepense (Sorgo)

T

Thevetia peruviana (Adelfa amarilla)
Taxus baccata (Tejo)
Tribulus terrestris (abrojo)
Trifolium spp. y Trifolium repens (Trébol y Trébol blanco)

X

Xanthium strumarium y Xanthium spinosum (Cadillo y cadillo menor)
A efectos prácticos hay que tener cuidado con todas las plantas que provienen de BULBOS o que contienen LÁTEX. ¡Espero que os resulte útil!
No está online

'

Mar 
Notere | 5 years ago

Plantas toxicas, ahora en verano aqui en España como en otros lugares, los peluditos salen mas al campo por lo que es bueno saber lo que puede ser peligroso

Alicia 
Notere | 5 years ago

Muy interesante.

Mar 
Notere | 5 years ago

por eso lo subo porque es algo que vale la pena leer

Notere | 4 years ago

Como en su día dijo Mar, subo el foro por que vale la pena leerlo.
¡A quien pueda interesarle!

Notere | 4 years ago

Es bueno releerlo, asi refrescamos la memoria, muy interesante.

Mar 
Notere | 3 years ago

Lo subo por si alguien quiere leerlo

Notere | 3 years ago

Bueno, esta muy interesante, menos mal que los mios no son nada vegetarianos!!

Notere | 3 years ago

Brunito se come todo lo que encuentra a su paso, tengo que ir mirando dos metros por delante de el cada vez que lo saco a la calle y tiene la manía de morder una planta que hay en el parque que, sinceramente no se como se llama y me da miedo, aunque hasta ahora no he visto que le haya dañado en nada.

Notere | 3 years ago

Javi, lo comico es que Fabi juraaa que voy a leer el herbario que dejo en el foro!! Joder, si que esta extensooo.

Busca la planta en el herbario de Fabi!

Notere | 3 years ago

Javi, lo comico es que Fabi juraaa que voy a leer el herbario que dejo en el foro!! Joder, si que esta extensooo.

Busca la planta en el herbario de Fabi!

Es que es dificil identificarla, si la busqué por internet y no doy con la planta esa que hay en el parque

Si que es extenso lo que nos dejó Fabi, es para leerlo de varias veces

You have to be logged in